Las Azoteas verdes, una alternativa sustentable ante la acelerada urbanización

El acelerado crecimiento de la población a nivel mundial, ha estado ganando las áreas verdes de nuestro planeta, y esto mismo sucede en nuestro país que es considerado entre los países con más altos índices de deforestación a causa de la urbanización. El incremento de la población no solo afecta a la pérdida de las áreas verdes, sino también al la reducción de biodiversidad, pérdida de hábitas, consumo excesivo de recursos naturales y sobre todo a la contaminación del ambiente al requerir mayores servicios.

Por otro lado, se van quedando atrás las construcciones con grandes jardines y los edificios van ganando terreno, empobreciendo el paisaje. Según el Consejo Mexicano de Edificación Sustentable, los edificios representan el 65% del consumo total de energía, emiten el 30% de gases de efecto invernadero y consumen el 35% del agua (Álvarez, 2009).

Es por eso, que es necesario buscar alternativas viables y rentables para reverdecer las áreas que se han perdido por la urbanización, y las azoteas y muros verdes son una alternativa real para contrarrestar este efecto (Álvarez, 2009). Además que se ocupan espacios que están siendo desaprovechados. Esta alternativa ha ido ganando terreno a nivel internacional y representa una solución que tiene grandes beneficios económicos, ambientales y sobre todo en la salud de la población.

¿Qué son las azoteas verdes y cómo se originaron?

Una Azotea Verde es una superficie donde se siembran las plantas y estas crecen sobre la azotea de algún edificio o de casas (Urbieta, 2005). La azotea verde se puede construir con macetas en donde se siembran arbolitos, arbustos, hortalizas y plantas; esto permite ir transformando espacios grises en espacios vivos y armónicos; además de utilizar los productos que se pueden cosechar para nuestra alimentación y salud. Con una azotea verde se puede aprovechar la “tercera dimensión”, esto es los espacios verticales como son: muros, paredes, bardas, techos, y terrazas.

El concepto de azoteas verdes no es nuevo, dos mil seiscientos años Antes de Cristo, los egipcios ponían patios y huertos que integraban a sus construcciones, el ejemplo más representativo son los Jardines Colgantes de Babilonia del siglo, VI AC considerados una de las 7 Maravillas del Mundo Antiguo.

¿Cómo implementar una azotea verde y mantenerla?

Para instalar nuestra azotea verde, podemos utilizar diferentes técnicas entre los que se encuentran: el cultivo tradicional con tierra, la hidroponía y la aeroponia que son cultivos sin tierra, éstas dos últimas son azoteas verdes indirectas.

El procedimiento para instalar una azotea verde indirecta, con la técnica cultivo con tierra. Para esta necesitas seguir los siguientes pasos:

1. Diseño: Lo primero que tienes que hacer es observar tu azotea. Comienza por identificar por dónde sale el sol y hacia qué dirección se oculta. Esto te ayudará a decidir cómo colocar las plantas. Dibuja un esquema de tu azotea e imagínate ¿Cómo quisieras que se vea?.

2. Impermeabilización: Antes de empezar a colocar las macetas en tu azotea o terraza, necesitas asegurarte que esté bien impermeabilizada.

3. Macetas: Reúne todos los recipientes que sirvan de macetas, como botes, latas, cubetas, ollas viejas, huáchales, envases plásticos para helados, los vasos plásticos desechables, las bolsas de color negro, como las que se usan para plantas de vivero, son recipientes económicos, fáciles de usar y muy productivos para pequeños espacios, puedes utilizar hasta escusados, ¡todo lo que se te ocurra!. Lo importante es ser creativo y tratar de reutilizar materiales, de esta forma también ahorras y dejas de hacer basura. Todos los recipientes deberán tener un orificio de drenaje, por el cual podrán escurrir los excesos de agua, además es importante que las macetas estén separadas del piso para que no se estanque el agua; para ellos puedes colocarles patitas de madera, piedras, corcholatas, tapas o ladrillos.

4. Plantas: El tipo de plantas recomendables para las azoteas son aquellas que resulten ser más resistentes al calor y al viento. En general, se recomiendan aquellas de hojas suculentas o crasas, ya que son más resistentes al calor y a la sequía (requieren menos agua). Las variedades de plantas capaces de adaptarse a condiciones extremas de sequía y que se mantengan verdes durante todo el año son las recomendadas. En México se conocen cerca de 400 especies útiles para las azoteas verdes, aunque solo 10 especies se han seleccionado como potenciales para su uso (Gudiña, 2009).

5. Preparación para la siembra: Verifica que la tierra no tenga piedras y prepárala con abono orgánico este puede ser composta. Para 1 balde de composta le tienes que agregar 2 baldes de tierra, si es posible cierne o tamiza la mezcla. Coloca la tierra en las macetas que hayas seleccionado, recuerda que estas deben tener un orificio por donde drene el agua.

6. Colocación de la semilla: Deposita la semilla la profundidad no debe ser mayor a dos centímetros, se recomienda que esta sea 3 veces mayor al tamaño de la semilla, cúbrela con la tierra y con la mano aprieta un poco la tierra, para que no se deslave la semilla.

7. Cuidados del cultivo: Riega diariamente la semilla hasta que germine, para ello utiliza una regadera o algún recipiente de plástico con orificios. Una vez germinada la semilla (aparecen las primeras hojitas del fondo de la tierra o si fue estaca aparecen las primeras hojas en la estaca, si fue hierba crecen nuevas hojas), deberás regarla cada 2 ó 3 días de acuerdo a la estación (invierno o verano) y a la especie de la planta.

¿Cuáles son los beneficios de una azotea verde?

A pesar de las dificultades y costos que pueda representar la implementación de los techos verdes, son muchos los beneficios y ventajas que tienen su establecimiento, entre estos beneficios y ventajas podemos mencionar los siguientes:

  • El espacio verde recuperado ayuda a purificar el aire y reducir los gases contaminantes en el entorno.
  • Reduce el nivel de ruido.
  • Regula el clima local, pues ayuda a regular la temperatura interior de las casas, manteniéndolas frescas en verano y bloqueando el frío en invierno.
  • Al tener una mayor superficie con follaje, se contribuye a la retención de polvo contaminante en el aire.
  • Es un espacio para cultivar alimentos.
  • Aprovecha el agua de lluvia y la luz solar.
  • Reduce las aguas de lluvias, anegaciones y contaminación del agua.
  • Reducen los niveles de gases con efecto invernadero
  • Evitar los impactos provenientes por el calor o el frío excesivos
  • Se convierte en un refugio para la vida humana, flora y fauna.
  • Las plantas también son aislantes acústicos bajan el gasto en impermeabilización además de que añaden atractivo visual.
  • Permite el cultivo de hortalizas y flores, convirtiéndose en un espacio productivo.
  • Se convierte en un ecosistema para aves e insectos polinizadores
  • Ofrece una actividad para relajarnos y salir de la tensión al cuidar las plantas y tener contacto con lo verde.
  • Es una oportunidad de reconectarnos con la naturaleza y el trabajo con la tierra.
  • Creación de ecosistemas de especial interés.
  • Se reduce el consumo y costos de energía eléctrica por refrigeración (reducción del uso de aire acondicionado).
  • Los techos verdes tienen una vida más larga que los tradicionales.
  • Los beneficios económicos de una azotea verde se muestran en el incremento de entre un 15 y un 20% en el valor del inmueble. Garantiza una vida más larga a la estructura del edificio; reduce los costos de energía; capta agua pluvial que puede ser reutilizada para riego; garantiza la impermeabilización hasta por 30 años y aumenta la tasa de retención de los inquilinos gracias al aumento en confort.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *